ministerio de turismo ecuador

Historia

Alrededor de 1640, los Jesuitas llegaron a un paraíso en el valle del Cotopaxi a los pies del Volcán. Las erupciones que se dieron hace algunos años hicieron que el valle se llene de piedras volcánicas dando así el nombre de Pedregal (valle de rocas).

La comunidad de los Jesuitas vivieron durante mucho tiempo en un terreno de más de 60000 hectáreas. Durante su estadía construyeron una iglesia y una casa de piedra la cual usaban para sus oraciones.
Los Jesuitas fueron los primeros en importar el ganado de lidia y los repartieron por todas sus tierras para sentirse protegidos y para que cuidaran sus tierras.

La casa de Hacienda tiene el mismo nombre que el pueblo y las tierras, “Santa Ana del pedregal”. Este lugar es considerado por algunos sacerdotes como un Santuario debido a que siempre fue un lugar de paz y oración.

Después de que el Rey de España Carlos III expulsara a los Jesuitas del país, la propiedad pasó a manos de los líderes de la Independencia, la cual posteriormente se entrego a familias bien posicionadas de la Sierra.